Hoy hemos tenido la feliz idea de irnos a pasear por el campo con la niña y los perros. Felices como perdices nos hemos pertrechado de lo que creíamos necesario (hay que decir que el campo lo tenemos en la puerta de casa). Menos mal que no me he puesto el forrito polar, porque fuera…