El manejo adecuado de la correa en el perro

Greta con arnés dogtools

La forma en que manejas la correa de tu perro tiene más importancia de la que crees. Te sorprenderías si supieras la cantidad de asociaciones negativas que el perro establece mientras la lleva puesta y pasea. Asociaciones que más tarde pueden dar lugar a problemas de conducta a los que probablemente adjudicarás otras causas. Y es que a veces no es necesario ir más allá. Simplemente con un manejo correcto y estableciendo nuevas asociaciones positivas la cosa mejora y mucho.

Desde el primer momento en que colocas a tu perro el collar y la correa comienza todo. Si estamos tratando con un cachorro es un elemento desconocido completamente que colocas en su cuerpo. Si de lo que se trata es de un individuo adulto puede tener adquiridos algunos hábitos incorrectos. En cualquier caso, tanto la herramienta en sí (collar, arnés, correa corta, correa larga), como la forma de colocarla y de usarla tienen repercusiones en el comportamiento del perro y en cómo percibirá su entorno mientras la lleva puesta. ¿Cómo va a ser lo mismo para un perro ir  paseando cómoda y felizmente con su propietario que con roces, dolor, ahogo, tensiones o tirones?

Debemos asumir que llevar a un perro sujeto es obligatorio en nuestra sociedad, por lo tanto no nos vamos a parar a discutir este tema. Partiendo de ahí, ¿por qué no hacer que nuestro perro vaya lo más cómodo posible en su paseo y que éste sea agradable para él y para nosotros? Porque así disfrutaremos ambos ¿no? De esta manera se facilita y se potencia el vínculo del perro con el propietario, la confianza, el pasárselo bien.

¿Sabes qué es el condicionamiento clásico? Es una forma de aprendizaje que establece una asociación entre dos estímulos, uno que previamente no significaba nada para el animal y otro que sí tiene un significado muy poderoso, biológicamente importante y además involuntario, es decir, que el animal no lo controla. Cuando se presentan uno tras otros (los dos estímulos) se asocian, pasando el estímulo que no tenía significado a tenerlo. Este nuevo significado que adquiere el estímulo que antes era neutro, podrá ser positivo o negativo, dependiendo de cuál sea el otro estímulo con el que se ha asociado. El ejemplo claro lo tienes en el experimento de Pavlov, del que te ponemos el vídeo a continuación.

Fíjate que estas asociaciones están ocurriendo constantemente en la vida del animal. Es una forma esencial de aprender a sobrevivir. Así el perro aprende a anticiparse a distintos eventos y con distintas emociones: el veterinario, la hora de la comida, quedarse solo en casa y muchos ejemplos más. Y lo cierto es que otro ejemplo es el del equipo de paseo.

Si el equipo de paseo se ve asociado en algún momento a un estímulo desagradable (tales pueden ser ahogo, incomodidad, tensión, tirón, colocación amenazante) el perro no solo va a percibir la correa como un elemento negativo, sino que todo lo que esté pasando a su alrededor en ese momento puede asociarse también: el propietario, el sitio (por ejemplo el parque), personas que pasan por allí, un niño, un perro con el que te has parado, etc. Si la emoción del perro en ese momento es positiva tendrá una percepción agradable de cualquier cosa que le rodea, por el contrario si es negativa todo lo asociará con esta emoción, pudiendo esto conllevar más adelante reacciones de miedo y/o agresividad.

Y para que esto no le ocurra a tu perro, o le ocurra lo menos posible (porque por supuesto hay problemas que no tienen que ver con el manejo de la correa, te damos unos consejos:

  • Observa siempre el lenguaje corporal de tu perro: si se agacha, baja la cabeza, echa las orejas hacia atrás, mete el rabo entre las piernas, gruñe, huye, se pone tenso, desvía la mirada, la cara o el cuerpo, no viene cuando le quieres poner la correa, o algo por el estilo, da por hecho que algo no le está gustando, no está cómodo, le molesta, le duele, todas ellas emociones negativas. Intenta empezar de cero, establece asociaciones positivas con todo lo que tiene que ver con el collar y la correa y el momento de ponérselos o el paseo. Esto se hace con comida, juego y/o caricias y un tono de voz agradable y alegre.
  • Usa siempre mejor arnés que collar y correa larga en vez de corta y deja a tu perro moverse libremente y olfatear en el paseo.
  • Cuando le coloques la correa o el arnés, hazlo siempre en una postura no amenazante para él: mejor agachado que de pie, mejor de lado que de frente, sin mirar fijamente a los ojos, sin gritar ni manipularlo bruscamente. Además, procura asociar este momento con palabras agradables, algún juguete, caricias y/o comida.
  • Una vez colocado todo y durante el paseo ve hablándole de manera agradable, jugando y/o dándole comida, lo que más le guste.
  • Si ves algún perro acercarse o personas y no quieres que tu perro se encuentre con ellos por cualquier motivo, no des tirones ni regañes a tu perro. Si haces esto comenzarán las asociaciones negativas y tu perro podrá más adelante comenzar a reaccionar negativamente anticipándose al encuentro con perros o personas. Es mejor llamar a tu perro con comida o juego y darte la vuelta o cruzar de acera.
  • Si te acercas o te cruzas con un perro o persona, asegúrate de que tu perro se va a llevar una buena impresión: prémialo durante el encuentro y procura que éste no dure mucho, por si el otro perro o la persona pueda establecer una comunicación negativa con el tuyo, como por ejemplo montarse encima o querer tocarlo.

Por supuesto esto no es fácil de hacer, para nada, sobre todo porque uno no puede controlar todo lo que sucede a su alrededor, ni tampoco a las otras personas (las que llevan y las que no llevan perro). Pero seguro que puedes intentar hacerlo lo mejor posible y esperamos que esta artículo te sirva como herramienta.

Como siempre, para saber más o asesorase más concretamente sobre tu caso particular, puedes acudir a una consulta, estamos disponibles y te atenderemos como te mereces.

Por Rosana Álvarez.

Si quieres recibir artículos como este y otras cosas interesantes directamente en tu email…

¡Suscríbete a nuestra newsletter para particulares!

¡Suscríbete a nuestra newsletter para veterinarios!

 

 

 

  1. 24/08/2016

    Buenos días, mi perro Brownie tiene año y medio y de cachorro hizo una mala asociación con el arnés por mi culpa; lo dejaba correr suelto por el parque con sus amigos porque el arnés le iba un poco grande y cuando no me obedecía y se iba con otros perros le ponía el arnés. Me di cuenta de que lo estaba asociando como un castigo porque básicamente se lo ponía cuando hacía algo malo y quería tenerlo controlado y entonces dejé de hacerlo (debió pasar una semana hasta que lo cambié, pero fue tiempo suficiente para que le quedara grabado). Ahora cuando le digo “vamos de paseo?” se pone muy contento y va a la puerta, pero en cuanto ve el arnés baja las orejitas y se pone sumiso y a veces hasta se esconde debajo de una mesa. Le pongo el arnés de lado y siempre diciéndole que no pasa nada, que es para salir a pasear y cosas así en tono cariñoso, pero sigue sin gustarle.. en cambio al soltarlo en el paseo y llamarlo para ponerle la correa no tiene ningún problema. No sé si esto tendría solución.

    Un saludo 🙂

    • Hola Aldara,
      Sí claro, tendrías que trabajar para desensibilizar al arnés, mediante ejercicios practicados repetidamente, sin necesidad de salir a la calle, asociando el arnés a comida. Muchas repeticiones y de manera muy gradual, sin llegar a ponérselo al principio. de todas maneras, a lo mejor es mejor que cambies ese elemento por otro, un collar por ejemplo, porque si lo tiene negatividad le va a seguir influyendo negativamente en su relación con el entorno mientras lo lleve.
      Saludos,

  2. 26/08/2016

    Hola. La verdad es que estaba averiguando para adiestrar a Mi perrita,pero averiguando vi qhe corresponde un Etologo. Tiene un año y cuatro meses, siempre fue juguetona muy buena, pero ahora esta muy alterada, empezo a querer morder no solo a los demas si no a mi también que jamas me ladro.Estoy muy preocupada porque trabajo todo el dia,salgo y voy a estudiar. Y no tengo tanto tiempo para sacarla como antes. Le encanta salir, solamente se enoja cuando paseamos si es que los perros le ladran o se le acerca una criatura, pero puedo controlarlo. Mi preocupación es verla tan alterada como enojada,tengo tres perros más y pelea todo el dia con ellos. Nadie le puede decir nada que ya se enoja y quiere morder.Estoy muy triste no se lo que le pasa y me gustaria que me ayude. Muchad Gracias espero su respuesta.

    • Claro Evelin, puede ponerse en contacto para concertar una cita cuando quiera, ¿de acuerdo?
      Un saludo.

  3. 20/02/2017

    Hola,

    Donde tiene consulta?

    • Estimada Mary carmen,
      La consulta la tenemos en Málaga. Puede consultar la mecánica y la dirección en esta misma web.
      Un saludo,

  4. 29/03/2017

    Hola!
    Hemos adoptado a un galgo de 10 años hace justo hoy 15 días y no estoy segura de si es bueno o no que él dirija el paseo y sea él quien decida hacia donde vamos o es mejor que vaya a mi lado o detrás mio.
    Además se hace pis en casa cuando no estamos, en varios sitios diferentes.

    • Hola Mery,
      Quizás sería mejor para su perro que llevara a cabo una consulta con un etólogo veterinario. No podemos darle mucho asesoramiento con esos pocos datos. Pero quizás pueda estar sufriendo un problema de ansiedad por separación. Si se encuentra en Málaga podemos ayudarle cuando lo desee.
      Un saludo,

Write a comment:

*

Your email address will not be published.