…Anteriormente a esta artículo tienes la parte 1 y la parte 2

Los síntomas de la APS se pueden dividir en positivos y negativos.

Dentro de los síntomas positivos encontramos:

-Vocalizaciones.

-Destructividad.

-Eliminación inadecuada.

-Otros: vómitos, hipersalivación, jadeos, aumento del acicalamiento (dermatitis acral por lamido), diarreas.

En los negativos tenemos:

-Anorexia.

-Inhibición motora.

-Inhibición del juego.

Es importante en el caso de los síntomas negativos, que los dueños pueden pensar que no les ocurre nada, debido a que no suele ser problemático el comportamiento para ellos.

Los criterios que debemos tener en cuenta para diagnosticar un problema de APS son:

-Los síntomas ocurren SOLO cuando el dueño no está con el perro.

-El problema se manifiesta SIEMPRE o CASI SIEMPRE que el dueño no está con el perro.

-Ocurren incluso en separaciones muy cortas.

Otros síntomas asociados que pueden ocurrir o no son:

-Ansiedad anticipatoria: ocurre cuando el propietario se está preparando para salir.

-Bienvenida exagerada: al llegar a casa el perro se muestra tremendamente excitado.

-Conducta cuando está acompañado por el propietario: debe estar más tranquilo. También pueden existir signos de hiperapego e hipervigilancia con el dueño.

Para un diagnóstico correcto de este problema se debe considerar cada síntoma por separado y sus posibles causantes. Nunca se debe generalizar de un caso a otro.

En cuanto al pronóstico, los factores que lo empeoran son los siguientes:

-El número de síntomas: cuantos más peor.

-La severidad de los mismos.

-El tiempo que lleva manifestándose el problema.

-La presión social (quejas vecinales).

-Si existen más problemas de comportamiento.

-La implicación de la familia en el tratamiento.

 … Y el tratamiento lo dejaremos para un cuarto capítulo.

¿Te está gustando?

Por Rosana Álvarez Bueno.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.