Derivar un caso de comportamiento a un especialista no es dar una tarjeta. Es un acto de juicio clínico, de diagnóstico, de buscar lo mejor para tu cliente, de compañerismo. Y no de mezclar tarjetas de unos profesionales con otros ni de dar consejos por teléfono o vía web.

Creo que este artículo venía siendo necesario hace tiempo, ya que es algo que sufro a diario en mi trabajo. Con él quiero informar a mis compañeros veterinarios de qué no es derivar un caso de comportamiento. O al menos es lo que yo recibo, quizás no es lo que vosotros me enviáis. Ya se sabe que en la comunicación, el mensaje puede ir cambiando conforme va pasando de mano en mano.

Lo primero que quiero deciros es que, si me deriváis un caso debéis recibir una retroalimentación por mi parte. Si no recibís información vía email o telefónica de mi parte significa que el caso no ha llegado a mis manos. Esto quiero que os quede muy claro, porque a veces hablo con algún compañero que me dice que me ha enviado multitud de casos y resulta que no me ha llegado ninguno.

Cuando un cliente me llama, siempre pregunto de dónde viene derivado: puede ser del boca a boca, de haberme buscado en internet o, lo que más me gusta, derivado por su veterinario. En este último caso, siempre pregunto quién es el veterinario y le envío comunicación tras haber visto el caso.

Me considero una profesional como cualquiera de vosotros. Todos somos compañeros. La diferencia es que yo solamente trabajo como etóloga clínica, no como generalista. La etología clínica es una especialidad muy seria, o al menos eso es lo que yo creo y quiero pensar que todos la consideréis de la misma manera. Tenéis que entender la derivación como algo serio, algo que le estáis prescribiendo a vuestro cliente por el bienestar de su mascota. Algo que su perro o gato necesita para poder llegar a un diagnóstico de lo que le pasa (diagnóstico que puede ser tanto médico como conductual).

¿Qué NO ES etología clínica?:

– Dar consejos por teléfono.

– Dar ideas de qué se puede hacer por teléfono.

– Adiestrar.

¿Qué NO SOY yo?:

– No soy una adiestradora. Adiestro pero como parte de tratamientos de modificación de conducta.

– No soy una “chica que sabe sobre eso”.

– No soy una “chica que te puede ayudar”.

– No soy una “chica que te puede decir qué puedes hacer”.

– No soy alguien que da consejos gratuitos.

¿Qué SÍ ES etología clínica?:

– Una ciencia.

– Una especialidad veterinaria.

– Algo que cuesta dinero.

¿Qué SÍ SOY yo?

– Una profesional con licenciatura y máster.

– Una compañera veterinaria.

– Una persona que hace consultas con diagnósticos.

– Una profesional que no da consejos por teléfono, ni por internet.

Por todo ello, y por hacer las cosas bien, por favor, no me presentéis como una chica, sino como una compañera veterinaria. Explicadle al cliente qué es la etología y que es muy importante para preservar el bienestar de su animal. No mezcléis mi tarjeta con la de varios adiestradores, que soy veterinaria, creo que me lo he ganado. Intentad que vuestro cliente vuelva a vosotros, no que se os vaya.

Y si en cualquier caso tenéis la más mínima duda sobre cómo tenéis que hacerlo o sobre cómo funciona el servicio de especialidad, poneos en contacto conmigo: vía web, telefónica, email, facebook, twitter, google+, … lo que sea. Estoy siempre al día y contesto por cualquier medio. Vamos a colaborar y a trabajar de manera profesional, que es lo mejor que tenemos y lo único que nos queda tal y como está el patio. Vamos a defender lo nuestro. Vamos a luchar contra el intrusismo.

En este artículo tenéis más información sobre cómo derivar un caso de comportamiento.

Os doy las gracias por haberme leído y espero que estemos en contacto. 🙂

Por Rosana Álvarez Bueno.

CategoryVeterinarios
  1. 07/10/2014

    Estimada compañera, tendrás tus motivos para a todos tus compañeros haberles metido este puteo, y por supuesto para haber generalizado a todos tus compañeros, lo que espero es que este escarnio no haya sido público.
    En mi caso en particular te podría decir de varios casos de los que no hemos recibido noticias, y me consta que los has tratado, lo cual voy a solucionar no dando mas tu número de teléfono a cliente alguno.
    Un saludo

    • Hola Paco,
      Pues sí, muchas veces hay malos entendidos en la comunicación entre nosotros y los clientes. Es difícil, la verdad. Por eso yo me empeño en hacer comunicaciones frecuentes. ya hablaremos de cómo me derivas a partir de ahora.
      Un saludo, 🙂

  2. mi estimada colega :aplaudo tus recomendaciones y tu profesionalidad,te deseo lo mejor en el desarrollo de tu especialidad.confío en ella y en tí…ármate de paciencia y no desfallezcas..al final la perseverancia tiene recompensa…al menos recompensa moral.un cordial sludo

Write a comment:

*

Your email address will not be published.