Shaping

Para ser un buen entrenador hay que ser flexible y considerar en todo momento no solo el objetivo del entrenamiento- el comportamiento final- sino todo lo que se tiene delante: el individuo y sus características y cualidades, lo que le gusta y lo que no, si tiene algún problema de comportamiento o físico, el entorno…