Receta para hacer la cama con un bebé y un gato dentro

Ingredientes:

– Un domingo cualquiera de esos de pereza, que parece que te has tomado media caja de valium.

– Una cama de 1,50 de las del Ikea con estructura de barandilla. Cuanto más difícil sea hacerla, mejor.

– Tiene que ser un día de agosto en una población de interior donde se esté calentito, calentito.

– Un bebé de 6 meses de 7 Kg o más, si es de alta demanda tendrá mejor sabor.

– Una madre un poquito jartica tanto física como mentalmente. Si tiene alguna contractura o dolor de cabeza sería perfecto.

– Una gata de las que parecen una manta y que por mucho que las muevas de sitio o el bebé las pellizque  no se van (puede ser macho)

– Se pueden añadir aderezos varios como tener que pasar la aspiradora, hacer gazpacho para la visita que viene a tu casa, más dolores, que todavía no te hayas duchado, perros invitados, bandeja de entrada llena de emails, chicharras dando por culo, la Thermomix a toda hostia, moscas cojoneras, una araña del tamaño de una mandarina que sale de no se sabe dónde, etc. A gusto de cada uno según el sabor más o menos intenso que quiera dársele.

Elaboración:

Previamente se despierta una a las 8 de la mañana siendo pateada por la espalda por el bebé de 7 Kg o más. “¡Mierda!- piensas- ni un domingo nos podemos levantar más tarde de las 9”. La niña recién despierta parece que se ha tragado una coctelera.

Te das cuenta de que te duele la cabeza, la contractura de la espalda y de que las chicharras ya están cantando, anunciando el día calentito que va a hacer.

Te pones a jugar con la niña y te traes el café a la cama, no porque sea domingo y quieres pasar una agradable mañanita de pereza en la cama, no, sino porque a la niña no se la puede dejar sola, y para eso mejor en la cama que en otro sitio. Esto hasta que la princesa se jarta y se pone a berrear, en cuyo caso ya te pones a pasearla en brazos por toda la casa enseñándole cosas variadas para que su mente aventajada se estimule. (La contractura se va poniendo cada vez más rígida y te has tomado un ibu)

Se baña a la niña por hacer algo que la entretenga y quitarle ese olor a culo de la cara. (La baba de los bebés, que hidrata que te cagas)

Mientras tanto (en esto han pasado ya más de dos horas) la cama te espera, deshecha, y piensas “al ataque o llega la visita y me pilla hecha una guarra”. (A todo esto la otra madre haciendo gazpacho y pasando la aspiradora, también hecha una guarra)

Vas hacia la cama y te das cuenta que tiene una gata dormida encima. “¿Y dónde coño pongo a la niña?” (Ya lo intenté un día con la niña en una mano hacerla con la otra, pero una vez y no más, no con esta cama. Recordemos: el dolor de cabeza, la contractura, el bebé de 7 Kg o más, la cama del Ikea,…) Pues nada, la gata a los pies de la cama, la niña en la cabecera y voy moviendo las sábanas a su alrededor cual burrito wrap, mientras entretengo a la niña para que no llore y salvo a la gata de que le arranque el rabo de cuajo.

Y ya lo demás, fácil, se van moviendo niña y gata como si jugaras al  tetris o a las damas, según haga falta.

PicMonkey Collage

PicMonkey Collage 2

Por cierto, si tienes una contractura en la espalda y una rodilla que no puedes flexionar, tú verás cómo lo haces, apáñatelas; pero te recomiendo que no corras ni te agaches si no quieres partirte la boca contra la barandilla de la preciosa cama. (No es que a mí me haya pasado ¿eh?)

¡Y ya está! Estos son nuestros entretenidos domingos desde el 5 de febrero. La pobre nos da algún descanso, como diciendo “anda, escribe algún articulillo, que te veo retrasada últimamente”. Y va y se duerme teta en boca, y para que no se despierte al pasarla a la cuna, y no se caiga de la cama en uno de sus giros de Billy Elliot, me quedo yo al lado escribiendo el artículo en la habitación donde menos llega el asqueroso wifi que tenemos en esta casa, y después de escribir el primer párrafo me doy cuenta de que el portátil no tiene batería.

receta: como hacer la cama con un bebé y un gato

Por Rosana Álvarez Bueno.

  1. Jajajaja. Menos mal que mi gato se mueve solo tenernos cerca. Que sea arisco tiene sus ventajas. Besos

    • No te creas Lucía, a esta la vas poniendo a un lado y a otro y no te creas que se queja, jajaja!
      Besos!

  2. 15/08/2014

    Jajaaa, buenísimo, no había podido leerlo, hasta ahora… porque estaba de vacaciones, que irónicamente es cuando menos tiempo tengo para mí, ainsss…

Write a comment:

*

Your email address will not be published.