¿Qué es un etólogo clínico veterinario? ¿Tiene que ver con el adiestramiento?

Empezaré este artículo diciendo que damos por sabido que en todas las profesiones hay (vamos a decir) buenos y no tan buenos profesionales. Obviando esta realidad, voy a explicaros qué es un etólogo clínico veterinario y qué función desempeña en la vida. 🙂

Como seguro que sabréis, y si no lo sabéis os lo digo yo, en la profesión veterinaria existen los veterinarios generalistas (que podemos equiparar a un médico de medicina general) y los veterinarios especialistas.

Estos últimos pueden ejercer cualquier especialidad, como la oftalmología, la cardiología, la traumatología, la dermatología, o -llegamos a la esperada- etología.

Sí señores, sí, la etología es una especialidad veterinaria. La etología no es un título otorgado en una tómbola, ni tampoco es una religión. En la etología no se cree. La etología es una ciencia muy seria y multidisciplinar, en la que intervienen muchas otras ciencias.

Por lo tanto, y llegados a este punto vamos muy en serio, no es algo para ser tratado en salas de espera de clínicas veterinarias, por teléfono, por consejos o adivinaciones tipo “la bruja Lola”, ni por recomendaciones de la vecina del quinto.

Yo he estudiado unos añitos de licenciatura y master, más otros que tengo de experiencia. Y lo que no puede ser es que se nos compare con personas que se creen profesionales por haber hecho un seminario de 8 horas o un curso de CCC.

Porque, ¿cómo puede ser que una persona se gaste 1000€ en adiestrar a su perro y luego no sea capaz de pagar una consulta de 65 con un especialista? Pues porque le han engañado, ni más ni menos. Por eso escribimos este artículo, para dejar claro a esas personas que solamente un veterinario especialista puede hacer un diagnóstico de un problema de comportamiento.

Como decía, esto ocurre también en otras profesiones, por ejemplo entre dermatólogos y esteticistas, o entre endocrinólogos y dietistas. El por qué ocurre es todo un misterio. Lo que sí sé es que yo me dejo la piel todos los días intentando informar a la gente, y eso cuesta tiempo y dinero. Y no doy ni consejos ni presupuestos por teléfono.

Por favor, que somos profesionales serios. Hay que analizar al animal, su ambiente, su historial médico, entrevistar a sus propietarios, …, en definitiva, DIAGNOSTICAR. Estoy harta de escuchar cuando me llaman por teléfono que alguien ha recomendado que metas al perro en un transportín, o que le pongas un bozal y lo dejes atado mientras se queda solo en casa, o que dejes a los gatos juntos que ya se entenderán hombre a fuerza de pelearse, y cosas mucho peores.

¿No prefieres gastarte 65€ en una consulta con un especialista que te diga lo que tienes que hacer en vez de 200 en un transportín y ver cómo tu perro se destroza la boca y las patas intentando salir? Pues esa es la realidad de mi día a día. Así que para que podáis saber qué es lo que tenéis que hacer, aquí os lo explicamos.

Nuestro trabajo se basa en acudir al domicilio del cliente y diagnosticar el problema. Para ello analizamos al animal (perro o gato), tenemos en cuenta su ambiente y su historial médico y entrevistamos al propietario. Si lo consideramos necesario, enviamos al cliente a su veterinario para realizar pruebas médicas al animal (RX, ecografía, analíticas de sangre y orina, etc); o también podemos necesitar de la colaboración de otros compañeros especialistas, como neurólogos, dermatólogos o cardiólogos.

Una vez llegados a la emisión de un diagnóstico, y nunca antes, ofreceremos un posible tratamiento. Éste puede constar de distintos métodos (farmacológicos, quirúrgicos), pero lo que nunca puede faltar es el tratamiento de modificación de conducta, que es el que hará que se resuelva el problema. En ningún caso la medicación, la castración o un transportín van a resolver el problema.

¿Una terapia de modificación de conducta es adiestramiento? No, adiestrar es enseñar al animal una serie de comandos verbales asociados con conductas como sentarse, echarse o andar al lado. La modificación de conducta se realiza para conseguir que el animal aprenda un comportamiento que le ayude a superar el problema, y pasa indiscutiblemente por la modificación de la conducta del propietario y por la modificación del ambiente.

¿Y todo eso por 65€? Nooooooo…! Ese es el precio de la consulta, en la que nos desplazamos al domicilio del cliente y estamos no menos de una hora y media. La modificación de conducta se cobra a parte, y en ningún caso asciende ni a 600 ni a 1000€.

Pero eso no es todo, nosotros también adiestramos, claro, o más bien educamos. Pero eso sí, lo hacemos basándonos en la ciencia del aprendizaje animal y en horas y horas de lectura de estudios científicos actuales, no en programas de televisión ni en seminarios de fin de semana. Y por supuesto siempre en positivo y respetando el bienestar del animal.

Ese es mi trabajo, por un lado tratar problemas de comportamiento de perros y gatos y por otro lamentarme e intentar resolver las barbaridades que han hecho otros. ¡Qué malo es el intrusismo profesional, pero peor es la ignorancia de los que lo promueven!

Y así me despido. Perdonad el tono de este artículo, pero ya cansa este mismo día a día, año tras año. Aquí estamos para vosotros, los que realmente os interesáis por el bienestar de vuestros animales.

Por Rosana Álvarez Bueno.

Si quieres recibir noticias como esta y otras cosas interesantes directamente en tu email…

 

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

  1. 05/02/2014

    Ole, ole y ole.
    Gracias, mil gracias por decir tan alto y claro lo que hace falta saber.

    (De una compañera veterinaria, máster en etología, haciendo la tesis en este campo, y totalmente alucinada y espantada con lo que veo alrededor)

    • Muchas gracias Hellen por tus comentarios. Ánimo para ti también.
      Un saludo 🙂

  2. 05/02/2014

    evidentemente en todas las profesiones hay buenos y malo profesionales , en todas , en los veterinarios también , el hecho de haber estudiado x años evidentemente no hace nadie mejor profesional , en cuantos casos nos encontramos a gente de cualquier profesión con 2 carreras y que son unos impresentables , neso creo que nadie puede discutirlo .
    Ahora el tema del intrusismo … Podemos considerar que un adiestrador que realiza midificaciones de conducta es un intruso ? Siguiendo la misma pauta .. Podemos considerar un intruso a un veterinario que realiza adiestramientos ?
    Se supone que si .
    Por otra parte la definición de ETOLOGIA , observación y estudios del comportamiento de los animales en su hábitat natural SIN INTERFERIR EN SU COMPORTAMIENTO , esto último parece que chica frontalmente con lo que sería una modificación de conducta que sería justamente eso interferir en su conportamiento .
    Intrusismo podemos decir que es quien en la misma consulta de veterinario realiza : servicio de peluquería canina , venta de accesorios , venta de alimentación , consulta de etologia , consulta veterinaria …etc etc etc …
    Yo como profesional del mundo canino me he encontrado también con casos muy sangrantes , perros que llevan meses asistiendo a consultas de etologos pagando 100 euros por consulta y en muchas ocasiones si no tan siquiera tener al perro delante , es más ético cobrar 100 euros por una consulta que como es mi caso cobrar 500 por un mes completo de trabajo , con alimentación , estancia y sesiones al propietario incluidas ? Los perros que yo trato conviven un mes completo conmigo y los últimos 7 dias trabajo con el propietario , sin mirar el reloj , sin más consultas a mayores y terminando con el problema solucionado , con un trabajo basado en mis conocimientos y sobre todo en años de experiencia y con clientes satisfechos , ahora tengo que oír que soy un intruso en mi profesión , por que alguien “oficializarla” , por favor , un poco de respeto que al igual que en mi profesión hay ladrones y timadores , en el mundo veterinario también nos encontramos de todo y quién lleve años con perros y no haya tenido nunca una mala experiencia alguna vez con un veterinario que tire la primera piedra . En definitiva hay que ganarse el pan con profesionalidad y trabajo , no exigiendo el monopolio de un trabajo que otros antes llevábamos años realizando , pero que ahora resulta que somos unos intrusos por que hay quien se cree con el derecho divino de decidir quien puede realizar un trabajo y quien no , RESPETO A LA EXPERIENCIA , A LA PROFESIONALIDAD Y MENOS CATALOGAR A LA GENTE POR SUS TÍTULOS ,hay impresentables con carrera y excelentes profesionales sin ella ..

    • 23/12/2016

      Hola usted de dónde es si es de Madrid mi da dirección o teléfono mejor gracias

  3. 05/02/2014

    Gracias por dar trabajo a los profesionales del comportamiento canino ,es decir , los que bajan al barro.Los entrenadores,adiestradores…etc como los quieras llamar.
    Es todo un placer seguir recibiendo cada dia mas y mas casos que han pasado por las manos

  4. 05/02/2014

    mejor dicho por los consejos de un etologo.
    Como en todos lados los habra mas o menos profesionales .
    De verdad muchas gracias a los etologos por aportar su granito de arena y darnos mas trabajo y a su vez reconocimiento.
    Gracias

  5. 05/02/2014

    Hola!!
    No estoy de acuerdo con lo expuesto en este artículo. Primero porque considero la modificación de conducta una ciencia multidisciplinar y no una especialidad exclusiva de ningún colectivo. El profesional de la modificación de conducta se ha de nutrir en su formación de la etología, etología clínica aplicada, psicología, neuropsicología, gestión de las emociones, conocer y ser diestro en técnicas de adiestramiento canino básico y avanzado, y conocimientos de veterinaria para saber diferenciar cuando una conducta inadecuada es consecuencia de una incorrecta comunicación entre guía y perro, de un mal hábito adquirido, de un posible factor genético, de una patología, etc. y poder derivar a la clínica veterinaria para diagnosticar o descartar posibles causas fisiológicas. Como es lógico, esta formación no se adquiere a través de seminarios de fin de semana exclusivamente, pero muchos de los que se realizan ayudan a ampliar conocimientos o simplemente reciclarlos. También existen centros de formación (no CCC, ni CEAC, ni nada por el estilo), centros especializados en formación canina presenciales y con muy buenos programas formativos para el profesional o futuro profesional adiestrador y educador canino.
    Después de cinco años de profesional, llevo más de 1200 horas de formación, y las que me quedan, ya que considero que esta disciplina multidisciplinar y siempre hay que estar atento a los nuevos estudios e investigaciones que se desarrollan en las distintas disciplinas que conforman esta especialidad para mantenerse actualizado y no quedarse con técnicas o métodos obsoletos. Sabemos de la dinámica monopolista que por lo general ha tenido el colectivo de veterinarios con la intención de tener un control sobre las actividades de animales domésticos, llegando al punto de no querer profesionalizar de forma reglada a sus más estrechos colaboradores dentro de las clínicas veterinarias como es la figura del auxiliar de clínica veterinaria o la más reciente como la del asistente técnico veterinario. Figuras que fuera de nuestras fronteras están reguladas y regladas como la del adiestrador profesional y técnico en modificación de conducta.
    Otro punto del artículo que me chirría, es el que la autora recalca hasta tres veces que la consulta con un etólogo clínico solo cuesta 65€ dando a entender que en una sola visita se resuelven los problemas de modificación de conducta. Esto, a mi entender, no es muy profesional, ya que en la primera visita se suele realizar un diagnóstico del problema del perro, se estudia las peculiaridades del entorno familiar y cotidiano del cliente, y con todo lo recopilado se desarrolla un plan terapéutico adaptado y personalizado. A partir de ese momento suelen ser necesarias un par o tres, si no alguna más, de sesiones para instruir correctamente al propietario del perro en la asunción del nuevo rol que ha de adoptar, en el manejo adecuado y en las técnicas de modificación oportunas. Después de esto, considero que un buen profesional realiza un seguimiento tanto telefónico como “in situ” para comprobar la correcta rehabilitación del can. Con lo cual, supongo que se realizarán varias visitas de 65€ a domicilio ¿No?
    Para finalizar diré que por mucho que le pese a la autora del artículo, en un futuro más o menos próximo, deberá aceptar convivir con profesionales del adiestramiento y modificación de conducta reconocidos y reglados, ya que el Instituto nacional de Cualificaciones Profesionales esbozó hace más de dos años los requisitos mínimos que ha de reunir un programa formativo para futuros profesionales.
    Un cordial saludo!!!

  6. INTERESANTE ARTÍCULO y a mi entender buena respuesta del técnico en modificación en conducta.

    Felicito a todos, saludos de Galicia y ánimo.

  7. 06/02/2014

    Creo que ha quedado bastante clara la postura y sería de agradecer que el texto del artículo se adecuase respetuosamente a lo que se ha expuesto .

    Un saludo también desde Galicia

  8. 08/02/2014

    Yo solo puedo añadir que mis clientes también se interesan por el bienestar de su animal, que veo muy poco la televisión, a no ser informativos o cine y que las técnicas de adiestramiento y modificación de conducta que aplico yo y muchos de mis colegas están basadas en las mismas, muy seguramente, que las de la autora. Ya que los conocimientos de estas técnicas no son precisamente de la rama científica de la veterinaria, sino de la ciencia de la psicología, principalmente de la vertiente conductista, de la psicología comparada y de la etología, y en los últimos años de la psicología cognitiva, neuropsicología.
    Para finalizar, otra aclaración que veo necesaria es que en España, se puede acceder a los master, postgrados o doctorados (si los hay)en etología, los licenciados en biología, psicología y veterinaria. Y por ello, no es una especialidad exclusiva de la veterinaria. La etología es una ciencia independiente, pero que como muchas otras, en los últimos treinta años ha sabido trabajar e investigar de la mano de otras para seguir evolucionando. Que un profesional como yo, no tenga estudios universitarios de veterinaria ni haya cursado un master de etología clínica aplicada, lo único que me impide para no ser un “intruso laboral”, es poder diagnosticar patologías y recetar fármacos. Si el resto de las actividades que realizo en mi profesión las desarrollo con conocimiento de causa, y con el respeto y cuidado a la salud física, mental y emocional del perro, nadie, absolutamente nadie puede cuestionar mi profesionalidad.
    Un cordial saludo a todos!!!

  9. 09/02/2014

    Hola Rosana, has dejado clarísimo el concepto de etología clínica y el trabajo de un etólogo, te felicito por este escrito y te anímo a que sigas defendiendo este campo como lo haces.
    Saludos de una compañera Biólogo que esta estudiando un Máster en Etología clínica.
    Ánimo!!!

  10. 25/02/2014

    Interesante debate.

    Seamos honestos y reconozcamos todos , etólogos, adiestradores, etc., que, en lo que respecta al comportamiento canino y/o modificación de conductas, aún estamos en pañales,………la etología es una ciencia muy joven,…………cuando te crees profesional o técnico en modificación de conducta y dejas de investigar, indagar, estudiar, actualizar, etc., etc.,………estás muerto.

    Sería ocioso decir que en todas las profesiones hay mejores y peores profesionales,……….ya lo ha dicho Rosana al comienzo de su intervención,……….no redundemos en un asunto obvio,……….”chorizos/as”…………por supuesto que también, pero esto es algo común a todas las profesiones, no es un rasgo distintivo, aunque personalmente,……….y llevo 30 años en el mundo del perro, me he encontrado a más ladrones y chorizos entre “satélites” que se mueven en torno al mundo del perro que entre veterinarios y/o etólogos,…….dicho sea de paso.

    No obstante,………de ahí a aseverar que el hecho de haber estudiado varios años no hace a nadie mejor profesional , pues como que no hay argumento que sustente dicha afirmación,……….no lo voy a refutar porque se cae por su propio peso,………”el saber no ocupa lugar”,…..……¿o ahora va a resultar que NO?, porque claro,……..¿qué abunda más;….impresentables con dos carreras o impresentables sin carrera?,…….seamos objetivos y no intentemos justificar nuestra precariedad académica y formativa.

    ¿Intrusismo?,………no conozco a ningún veterinario/a que se dedique al adiestramiento y SÍ mucho personal,……insisto “MUCHO”, carente de los conocimientos básicos y que se anuncian en sus web´s como modificadores de conducta,……….todos sabemos que esto es así,……..¡todos!,………no le demos más vueltas a la tortilla,……..que se quema.

    Supongo que todos estaremos de acuerdo que para pelar un perro o vender un cepillo, no se necesitan los mismos conocimientos y formación que para diagnosticar una agresividad por causa fisiológica,………..¿tiene el llamado “PROFESIONAL” del perro o el “TÉCNICO EN MODIFICACIÓN DE CONDUCTA” material clínico y quirúrgico para diagnosticar esta variedad de agresividad?,…………..¿lo tienen?.

    No es un problema de intrusismo a mi parecer, sino de desinformación y desconocimiento por parte de los usuarios. Vamos al médico cuando estamos enfermos. Si podemos, nos informamos de quienes son los mejores especialistas en la materia, ……..aunque, ¡señores! ,…siempre habrá alguien que vaya al “curandero” o al “vidente” de turno.

    Por cierto,……….1.200 o 1.500 (me da igual) horas de formación en “no sé qué”, es un “suspiro” si lo comparamos con el bagaje académico de un veterinario-etólogo,………créanme,……. y,…… evidentemente, si sólo los biólogos, veterinarios y psicólogos pueden acceder a estudios de pos-grado, es porque la comunidad científico-universitaria lo ha considerado oportuno,……o acaso pretendemos saber más que ellos también,……….no es la Etología una ciencia independiente no,……….no sólo está íntimamente ligada a las carreras precedentes citadas sino que requiere de esos conocimientos previos para abundar y llegar a conocer cuanto menos, la DEFINICIÓN de Etología que,……….dicho sea de paso, alguno que otro no la tiene muy clara.

    Saludos.

  11. 28/02/2014

    Hola a tod@s!!!
    Alberto Álvarez, entiendo tu posicionamiento, de veras, e incluso algunas cosas de las que dices hasta las comparto, pero creo que tu no el mío o no has leído correctamente ninguna de mis dos respuestas anteriores. Como profesional de la conducta canina tengo la obligación de saber distinguir entre un problema de conducta de origen fisiológico de uno derivado de un mal hábito, aprendizaje, etc. Para ello realizo una entrevista personal y en el domicilio, donde aparte de ponerme en antecedentes el cliente, observo la conducta del perro “in situ” y como tiene que ser, ante la mínima duda de que el problema lo causa un origen fisiológico derivo al veterinario del cliente para que descarte o trate el problema.
    En ningún momento he insinuado que un veterinario especialista en etología clínica este menos preparado que nadie, ni que 1200 horas de formación sean equiparables a una carrera de veterinaria, faltaría más. Pero no se nos puede tratar de intrusos profesionales cuando el BOE del 31 de agosto del 2011, reconoce la profesión y las capacidades del adiestrador y educador canino con competencias en la modificación de conductas. Y a partir de ese momento si que podemos tratar de intrusos a todo aquel que sin reunir los requisitos mínimos indispensables que menciona el citado boletín, realice o desempeñe las labores de adiestrador o modificación de conductas. Ahora lo que todos tenemos que defender, primero por el bien de los perros y los propietarios de estos, es que esta formación, como muchas otras, sea una formación reglada y una profesión regulada. Así este tipo de debates cansinos dejarán de tener sentido, y en todo caso, podremos abordar otro tipo de debates más constructivos para todos.
    Salud!

  12. 24/03/2015

    Alucinante, los adiestradores somos intrusos de los etologos, que habéis estudiado mucho y que arreglais los estropicio que nosotros realizamos, yo llevo décadas trabajando con perros, he estado años de aprendiz en una escuela formándome, he asistido a cientos de cursos impartidos por gente muy diversa, he formado a gente que ahora se dedica con éxito a esto, que somos intrusos? Yo no se cuantos perros te llegan de adiestradores, a mi si me llegan de etologos y no uno ni dos sino unos cuantos incluso algunos con consejo de sacrificio dadas por esos eruditos de carreta y poco trabajo. Un poco de respeto a los que llevamos muchos años nos dedicado a esto no te vendría nada mal. Un saludo

    • 06/04/2015

      Son campos completamente distintos, y así como usted puede difamar a los veterinarios etologos cuando le venga en gana, yo también podría difamar a los adiestradores, algunos de los cuales llegan a cobrar sumas exorbitadas a los clientes para luego descubrir estos que les han enseñado a sentarse y poco más… si pide usted respeto, empiece por respetar. Cuesta muchos años educar a un etólogo especialista para que venga usted aquí en calidad de adiestrador a difamar gratuitamente tildándolos de poco menos que matarifes. La comparación entre un adiestrador y un etólogo es como la de un curandero y un médico: Ambos tienen experiencia, pero uno de ellos ha tenido que enfrentarse a pruebas muy selectivas contra otros de su misma profesión, mientras que el primero con saberse vender lo tiene todo hecho. Un poquito de tacto, que donde las dan las toman.

  13. 16/04/2015

    Totalmente de acuerdo con mis compañeros los educadores caninos, y por supuesto decir que me e visto en varias ocasiones obligado a realizar un trabajo que ya se había trabajado por un etólogo, eso sí como decía nuestro compañero no baja al barro porque un rott de 60 kilos intentando morderte desde el primer momento no es muy agradable. Lo mas gracioso a los timadores que desempeñan el oficio de educadore canino, termina siendo reclamados por los etólogos para que trabajen juntos eso sí, el educador canino que baje al barro, el etologo no por supuesto, y eso sí con las pautas que de el etólogo que es el que sabe.Y a todo esto no se si sabe usted señor etólogo los conocimientos que tengo yo sobre etología clinica, porque se dedica a menospreciar mi trabajo sin saber la formación que tengo. Yo no e hecho lo mismo y como comente puedo dar nombres y terapias que no han conseguido eliminar como es lógico unas pautas, como es normaaalll, el considerado numero uno miguel talegón a tratado a más de un perro que a llegado a mis manos sin ninguna mejoria despues de estar drogado a pastillas, pero con mi mala formación he conseguido que estos perros mejoren, no diré nada más porque me caliento, y antes de escribir ningún artículo como este piensen que hay personas que se forman constantemente y que cuando llevan 20 años algo de conducta canina saben, quizas usted con tan buena carrera no se siga formando y ofrezca la misma terapia de por vida, o puede que no, pero como norma general suele pasar en todos los oficios, por último decir que en el último seminario que al que asístí había 100 educadores, y por cierto en el anterior también estaban y así sucesivamente., usted ya a terminado su carreta de ETOLOGA la nuestra continua hasta el fin de nuestros días.

  14. 21/12/2016

    Hola!! No se si por aquí me podrías dar el contacto de algún etologo de la comunidad valenciana, a ser posible, lo más cerca de benidorm. Muchísimas gracias

    • Hola Lorena,
      Escríbenos un email contándonos el caso y haremos lo posible por ayudarte.
      Un saludo,

Write a comment:

*

Your email address will not be published.