¿Por qué tú gato maulla tanto?

Aunque estamos acostumbrados a que nuestro gato maúlle, es importante que sepamos las razones que motivan este comportamiento. Especialmente si maúlla en exceso, porque puede estar intentado comunicarnos algo, ya sea positivo o negativo. Para entender mejor esta conducta, hemos hablado con Rosana Álvarezde Etología Veterinaria.

Primero de todo, debemos prestar especial atención a la raza de nuestro amigo peludo, ya que según nos cuenta Rosana, existen algunas razas como las orientales, sobre todo los siameses, que son más propensos a maullar. Sin embargo, este comportamiento depende principalmente del propio animal y de los estímulos que reciba desde su entorno. Por lo tanto, no es raro que un gato que vive con humanos maúlle más, ya que nosotros reforzamos esta conducta con caricias o comida.

¿Cuándo preocuparse por los maullidos?

Rosana explica que si un felino maúlla más de lo normal, se debe en su mayor parte al refuerzo positivo que nosotros le generamos. Pero si esta situación se da de repente y sin previo aviso, es decir, nuestro gato antes no solía maullar mucho y ahora lo hace sin parar, debemos consultar a un especialista veterinario porque puede darse el caso de que el animal padezca una enfermedad.

Si nuestro amigo felino presenta además otros cambios sustanciales en su comportamiento, como agresividad, anorexia, letargia o incrementa el tiempo que pasa acostado o escondido, es muy probable que su estado de salud esté en riesgo. Los gatos tienden a quedarse quietos o esconderse cuando están enfermos, sin embargo, los dueños suelen pensar que están a gusto y tranquilos.

Así que, sabiendo que nuestro gato maúlla para comunicarse con nosotros y que responde a nuestros estímulos, es nuestra responsabilidad reforzar los comportamientos deseados y minimizar los que no deseemos.

Otra ocasión en la que el gato maúlla notablemente es en su crianza, para comunicarse con su madre. Aún así, cabe destacar que los gatos no maúllan para relacionarse con otros gatos, sino que utilizan la comunicación olfativa como la herramienta principal para la interacción con otros ejemplares de su especie. Hay que tener presente que el primer paso es diagnosticar el motivo de los maullidos y después actuar. Y, ante la duda, debe consultarse con el veterinario la mejor solución al problema.

CategoryPublicaciones