Parques para niños y parques para perros, busca las diferencias

Parques para niños y parques para perros. Busca las diferencias

¡Feliz año nuevo señoras y señores!

No me digan que ya voy desfasada, que es que no me ha dado tiempo antes. Tengan un poco de consideración para conmigo, que la neurona sana la tengo en las últimas. Entre las grasas saturadas, el alcohol, trasnochar, aguantar a la familia, los regalos, las no-vacaciones… Estoy que no vivo.

Y claro, era Navidad, y ha habido que hacer de todo, para que la niña se divierta y no me dé cargo de conciencia por querer pasarme esas dos semanas hibernando (pero con wifi). Incluida la primera visita a un parque del infierno, digooooo de bolas. Con sus castillos hinchables, sus decibelios, su olor a sudor de niño (y a pies, que van todos sin zapatos), sus berridos y llantos dramáticos porque no quieren irse, M A R A V I LL O S O

Y yo, que a todo le doy vueltas, y que me paso la vida comparando a mi churumbela con cualquiera de los cachorros de perro que he tenido y/o que veo por la calle: sus parecidos a la hora del juego, las habilidades sociales y motrices que van adquiriendo, los miedos, la capacidad exploratoria, etc. Pues como decía me quedé pensando el día de la visita al parque de bolas maldito y a multitud de parques en exterior que una visita y busca. Porque si algo hay que agradecer a vivir en la costa del sol es que el buen tiempo en invierno. Te permite sacar a la fiera a que desfogue en la calle y corra como una perturbada por el paseo marítimo con su carro de juguete y su bebé dentro, dando bandazos y golpes, y columpiándose y lamiendo toboganes en cualquier barrio y/o población que se preste. Me quedé pensando que los parques de niños, digamos el 90%, son tan basura/caca/porquería como los parques caninos. Y paso a explicarme y a señalar varias cosas.

Primero: todos y digo todos los parques infantiles están a pleno sol. Que igual en Bilbao o en Gijón que hace más fresquete pues está bien la cosa, pero en Málaga hace calor durante 11 largos meses … un poquito de sombra no estaría mal. Y en los parques caninos más de lo mismo y con muuuucho más motivo, los perros no sudan igual que los humanos, les cuesta mucho más regular esos excesos de calor, así que unos árboles frondosos vendrían que ni pintados. Pero no, si los árboles están mejor en las rotondas y en las medianas de las carreteras, ¡dónde va a parar!

Segundo: el material del suelo. En el caso de los parques infantiles, a mí el tatami ese blandito me parece el mejor invento. Entonces, ¡¿por qué siguen poniendo algunos con arena?! ¡¿Y con chinos?! (Aquí se les llama chinos a las piedrecitas) Son una pesadilla en ambos casos ¡por Dios bendito! Pero, ¿y qué me dicen de esos parques caninos con tierra de la mala? Que cuando los perros corren levantan nubes de polvo, que encima les entra por la nariz y les provoca tos y estornudos (a los humanos también) y cuando llueve se  pone todo de barro hasta arriba porque el drenaje básicamente no existe. Por favor, ¡césped para los perros!

Tercero: los elementos que integran un recinto infantil. A ver, los niños empiezan a ir al parque aproximadamente a partir de los 18 meses (es un ejemplo ¿eh?, lo digo porque a esa edad ya la mayoría andan y se sostienen sentados). Pero claro, no es lo mismo un bebé de esa edad que un niño con 5 años, que por supuesto también va al parque, o de 8. La mayoría de los parques están pensados o para una o para otra edad, y casi siempre para la segunda opción. No lo entiendo. ¿No es posible hacer dos áreas? Los columpios para peques, de esos que son un asiento donde meter las piernas tipo cesta para que no se caigan, aquí en Málaga son casi inexistentes. Los toboganes casi siempre son enormes, así que a veces no te llegan los brazos para subir a tu hija y que se tire de tu mano. Las pasarelas esas tipo castillo son descubiertas y te ves dando carreras a un lado y a otro con la cara desencajada por si se cae por el boquete, …, y así un largo etcétera. Pero más de lo mismo en el caso de los parques caninos. ¿Para qué se ponen obstáculos de agility que nadie sabe usar? ¿Y por qué todos a la misma altura? Supongo que nadie tendrá ni idea de que en el agility los obstáculos se suben y bajan de tamaño según la raza/tamaño del perro, más que nada porque igual un chihuahua se rompe el fémur si se cae de la empalizada puesta a la altura correcta para ser usada por un pastor alemán.

Cuarto: ¿es muy caro poner fuentes de agua? Y ya puestos ¿las papeleras son objetos de culto que solo se ponen en parques VIP? Ah, ¿y podrían hacerlos un pelin más grandes? Porque hay algunos que tienen el aforo más limitado que la discoteca de mi pueblo.

Quinto: los integrantes de ambos parques. Siempre hay niños que aunque sean también pequeños como el tuyo, o bien son más fuertes, o tienen otro carácter y son capaces de empujarle de mala manera para subirse al tobogán, cosa que a una servidora le indigna mucho, y ojo, no por el niño, sino por ese padre y/o madre que está sentado en un banco mirando el móvil como un obseso sin prestar atención a su hijo. Es más, he llegado a vivir esta escena entre un niño de unos 4 años y su padre (ipad bajo el sobaco): “hijo, tú sube y baja cuanto quieras pero déjame tranquilo un ratito ¿eh?”. Pues claro, luego pasa lo que pasa, que a una le da apuro decirle al nene: “oye, no empujes a mi hija que es más pequeña y tienes que esperar tu turno”. Pero llega un momento en que si ves que su madre no le presta la más minima atención lo haces, y luego eso sí, esos padres tienen las narices de levantarse y decirte: “oiga, a mi hijo no le regañe”. En fin… Pues en los parques caninos he vivido ¡lo mismo! Pero igualito ¿eh? Increíble esos dueños que llegan y antes de abrir la puerta ya han soltado a su perro, sin tener en cuenta nada, y se sientan en el banco más alejado de la puerta, para no verle y así estar tranquilito. Y cuando menos te lo esperas ¡zas!, va y saca un paquete de patatas fritas, ¡en un parque canino! Y mientras su perro por todo el parque descontrolado y acosando a otros perros. Y cuando el perro ha tenido algún encontronazo con otro es de los que dice: “pero si el mío no hace nada”.

Sexto y último (ya acabo, sí sí): ¡los parques hay que mantenerlos! tanto los de niños como los de perros. Sí señores de los ayuntamientos, yo pago impuestos para todo, y para esto también. Para que se pinten, se reparen, se mejoren, para que los parques caninos tengan su doble puerta y funcionen, para que haya un espacio en cada barrio y/o zona en la que poder soltar a mis perros sin que nadie me moleste, para que mi hija pueda subirse en un columpio sin riesgo a que se parta la crisma.

Ya finalizo, espero no haberles aburrido, y oigan, si no están de acuerdo háganmelo saber, que yo no me indigno con facilidad. Y me encantaría leer sus opiniones y saber si esto solo ocurre aquí en mi ciudad, o si los parques caninos e infantiles de las suyas son iguales de birriosos que los de Málaga.

Hasta la próxima 🙂

Por María Garrido.

Si quieres recibir artículos como este y otras cosas interesantes directamente en tu email…

¡Suscríbete a nuestra newsletter para particulares!

¡Suscríbete a nuestra newsletter para veterinarios!

  1. 11/01/2016

    Fantástico!
    Enhorabuena!
    Desde el leguaje utilizado hasta el contenido, pasando por la estructura.
    Mi más sincera enhorabuena por el artículo.
    Pa no tocar ni una coma.
    (Lo comparto, con permiso)

  2. 13/01/2016

    Completamente de acuerdo con Hugo!
    Es la.primera vez q entró a esta web y me he quedado fascinada!!
    Mi en hora buena más sincera!!! Aahh y feliz año! 😉

  3. 19/01/2016

    Genial! sólo aclararía que los parques de niños son eso, parques de niños y se agradece la no entrada/olisqueo/meada de perros dentro…. y no por el animalito, sino por el dueño que pasa olimpicamente de todo y que su perro nunca hace nada mire usted.

    • Pues sí, obviamente en los parques para niños no deberían entrar perros. Y en los de perros no deberían entrar niños. Cuestión muy lógica que no todo el mundo respeta. Pero ya se sabe que aquí una gran parte de los problema son de educación. En fin. :/

  4. 19/01/2016

    Totalmente de acuerdo con lo que dices!!muy buen artículo!!! Llevas toda la razon prenda!!mi etapa todavia de parque no ha empezado pues mi hija tiene 4 meses,pero si que se que los parques infantiles de mi pueblo es como tu dices!!y que decir de esos padres “pasotas”!!!jajajaja pero no son solo en los parques,en la misma calle,en los centros comerciales,en las tiendas..etc etc parece que sueltan a los niños como cabras!!!venga aqui mismo haced los salvajes que yo mientras estoy tranquil@!!!jajajajajajjaj tambien tengo una boxer de 3 años y la verdad que el parque de perros deja mucho que desear!!!al igual que hacen con los niños,lo hacen con los perros!!!civismo cero!!!y que decir de los ayuntamientos para que mejoren ambos parques……….mejor no decir nada porque ya sabemos lo que hay!!jajajajajaja enhorabuena por el post!!genial!!

    • Muchas gracias,
      realmete hay muchas cosas que mejorar en el tema de los animales, pero es que en el tema de los niños tampoco está tan bien la cosa. :/

  5. 19/01/2016

    En el pueblo donde vivo (no diré el nombre pero es de la provincia de Sevilla y tiene 3000 habitantes) los parques por la noche se convierten en zona de botellón. Pero después nadie los limpia, así que te ves recogiendo vasos de plástico y paquetes de tabaco porque o los recoges tú o los coge tu retoño. En cuanto a los parques caninos, directamenteno exexisten, de hecho creo que soy la única que recoge los excrementos de su perro. Pero, Señor, ay de ti si tu mascota se hace pis en la farola cercana a alguna casa. Menudas broncas me he comido… Si alguien lo entiende, ruego hágamelo saber.

    • Como siempre el civismo no abunda en España, ni en Sevilla, ni en Málaga, ni en Zaragoza.

  6. 20/01/2016

    Me he reído hasta el cansancio. … por un momento pensé que contabas mi historia. (En ambos parques) Por aquí en Madrid más de lo mismo!

    • Jajaja, nos alegramos mucho de que te hayas sentido identificada. Aunque bueno, la verdad es que no es para alegrarse, jeje.

  7. 20/01/2016

    Geniales las comparaciones…

    Lo de la arena del parque de los niños es lo peor, sobre todo si te olvidas de vaciarles las zapatillas antes de subir a casa… Cada cuanto tiempo repondrán la arena de los areneros??? Solo con la que traen mis hijos me da para hacerme mi propio arenero en casa!!!!

  8. 20/01/2016

    A todo esto añadiría que es buena idea poner alguna que otra farola en los parques infantiles… y encenderla!! No hablo de los parques caninos porque no tengo perro en casa y no los conozco.
    ¿No os ha pasado nunca que en la época del año en que aún se está bien en el parque a las 8 de la tarde, pero ha anochecido, te tienes que marchar porque no hay luz para que los niños puedan jugar un ratito más? Pues en mi pueblo, en Navarra, solo hay farolas encendidas en el parque que hay junto a los bares y no en los que hay junto a las pistas descubiertas (hay farolas pero siempre están apagadas) ni junto al paseo del bosque, ni en la plaza pequeña, ni junto al frontón…

    • Pues si, es otra cuestion a proponer la verdad, el uso errático de las farolas en las ciudades

  9. 21/01/2016

    Hola!!! De acuerdo en todo lo expuesto, tengo 2 niñas, una canina (primogénita) y otra humana. Añadiría algo más, y algún techillo? Cuando llueve que hago con mi niña perruna? Es un coñazo salcarla. Ah y harta de ver a las mamás comiendo pipas o fumando en los parques y mi hija con año y medio que tooodo se lo lleva a la boca…. En fin..
    Un abrazo

  10. 25/02/2016

    Pues hija en mi pueblo ni en los vecinos, ni en la capital vecina hay parques para nuestras mascotas!!! que suerte tenéis de que los haya.

    Pero Ole por el artículo, muy bueno, para que los que van a parques de peques o perrines lo tomen en cuenta y los ayuntamientos que los instalan también.

    p.d. Vivo en Cantabria y que sirva de seña de donde hacen falta.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.