Una mascota es más que un animal de compañía: es un amigo incondicional, un compañero de juegos incansable, un miembro más de la familia que nos da todo a cambio de muy poco, y con quien compartimos nuestras vidas y rutinas creando una convivencia entre especies. Y como en toda convivencia, en ocasiones aparecen pequeños problemas generados por una falta de comunicación y entendimiento entre las partes, es decir, entre los humanos y los animales. Los más habituales son:

  • Agresividad, destructividad
  • Eliminación inadecuada
  • Trastornos por la separación del propietario
  • Ladrido o maullido excesivo
  • Miedos y fobias, ansiedad
  • Falta de control en el paseo y en el juego
  • Hiperactividad, conductas repetitivas
  • Marcaje con orina o con las uñas

Para solventar estas situaciones, la ciencia de la Etología aparece como la herramienta que nos ayuda a comprender a nuestra mascota, ya se trate de un perro o un gato, y a entender cuál es el origen de su comportamiento, las causas que crean esa situación y las acciones que debemos emprender para ponerle fin de manera que podamos disfrutar mucho más de ellos y de nuestra vida en común.

La Etología es la ciencia que estudia el comportamiento normal de los animales en libertad.

Como dice la definición, el comportamiento de los animales en libertad es normal, es decir, ellos no tienen problemas de conducta en su vida salvaje.

Sin embargo, hoy en día y debido a la domesticación, tenemos a perros y gatos en nuestras vidas, a los que proporcionamos sus recursos básicos, mientras ellos nos ofrecen su compañía incondicional, en una relación de mutualismo recíproco. Y ello nos conduce, o mejor dicho, les conduce a ellos, a sufrir problemas propios de una convivencia, que si bien lleva instaurándose miles de años, todavía no llega ni por asomo a ser ideal para las 3 especies que nos ocupan: el hombre, el perro y el gato.

La mayoría de los problemas de comportamiento de perros y gatos se basan en la falta de entendimiento o comunicación entre nuestra especie y la suya. Tenemos animales, nos gusta su compañía, pero no comprendemos cómo se comportan y por qué. Ignoramos que si nos esforzáramos por entender, disfrutaríamos mucho más con ellos. Para aprender a comprenderlos y a escucharlos está la Etología y para llevar esta ciencia hasta ustedes, los propietarios, estamos los profesionales que nos dedicamos a ella.

“La etología es un animal de cuatro patas que, para avanzar, necesita mover de forma coordinada sus cuatro extremidades. Si una de ellas se queda inmóvil, corre el peligro de moverse reiteradamente en círculo en torno a un mismo punto”

(Marian Dawkins, 1989)

Consulta sin compromiso, seguro que podemos ayudarte.