El marcaje con las uñas en los gatos

En los gatos, marcar con las uñas es un comportamiento normal y muy importante. Es lo que los etólogos llamamos “una necesidad de comportamiento”, es decir, un comportamiento que es natural y necesario para la especie. Es necesario y obligatorio que al gato se le permita arañar en una superficie adecuada, de otra manera su bienestar se verá afectado, elegirán otra superficie para hacerlo, y si no la encuentran podrán sufrir frustración, estrés y posiblemente esto derivará en otras conductas anómalas.

Los gatos rascan en superficies verticales por varios motivos:

-Para marcar: mediante las feromonas de sus espacios interdigitales marca olfativa) y mediante el arañazo (marca visual).

-Para estirar su musculatura.

-Para afilar las uñas y desprenderse de las células muertas.

Es importante que sepamos que si no dejamos que el gato lleve a cabo esta conducta donde quiere o puede, aumentará su motivación para hacerlo en otro sitio. Por lo tanto, parece lo más adecuado proporcionarle un sitio donde pueda hacerlo sin molestar a nadie y sin estropear nuestro mobiliario. También es fundamental que se sepa que la desungulación, cirugía que se lleva a cabo para extirpar la última falange de sus dedos (uñas) con el fin de preservar nuestro sofá, es una técnica desproporcionada, cruel y afortunadamente prohibida actualmente; y que lejos de evitar la conducta, lo único que consigue es hacer que nuestro gato pase por un postoperatorio muy doloroso y que no pueda defenderse de otros gatos o agarrarse si se cae.

El  marcaje con las uñas constituye una forma de comunicación muy importante entre los felinos, y sirve para dejar mensajes esenciales en la organización de sus territorios, sobre todo en hogares con varios gatos.

Para permitirles llevar a cabo esta conducta y mantener su bienestar solamente tenemos que colocar un rascador adecuado en el sitio correcto.  ¿Cuál es este sitio? La zona de descanso del gato. Busca siempre la zona donde tu gato pasa la mayor parte del tiempo descansando y ahí es donde deberás situar el rascador. El rascador adecuado deberá tener las siguientes características ideales:

-Ser estable. No debe moverse o caerse cuando el gato araña.

-Las fibras deben estar dispuestas en sentido vertical. Para que cuando el gato araña no tenga dificultad y no se le enganchen las uñas.

-No valen los rascadores que tienen cuerda enrollada horizontalmente. Se pueden construir rascadores caseros muy fácilmente si eres un poco mañoso por ejemplo con un tronco de árbol.

-Ser lo suficientemente alto para que el gato pueda estirarse en vertical.

-Colocarse en la zona de descanso.

Para conseguir que nuestro gato arañe en su nuevo rascador podemos coger con cuidado sus patitas delanteras y frotarlas verticalmente en el mismo, de arriba hacia abajo. de esta manera conseguiremos que sus feromonas queden impregnadas en la superficie y facilitaremos que vuelva a hacerlo él mismo. En el sitio donde rascaba anteriormente rociaremos todos los días la fracción F3 de sus feromonas, es decir, Feliway en spray. Cuando detecte que existe esta feromona en el sofá, dejará de rascar en la zona. Próximamente tendremos disponible comercialmente la feromona del rascado para hacer más atractivo para el gato el llevar a cabo la conducta de marcaje con las uñas en un sitio determinado.

Como véis es muy fácil, solo hay que tener un poco de paciencia y hacerlo de la manera adecuada, es decir, pensando en “modo gato”.

Por Rosana Álvarez Bueno.

CategoryEtología felina
  1. ¡No sabéis lo bien que me viene este post!

    Cometí el error de tirar su rascador porque estaba muy pocho ya, y aún no.lo he sustituido por uno nuevo. Pura dejadez. Además, después de leer el post, veo que el rascador tampoco era muy adecuado… Lo compré en un chino… Y era poco estable y además con las cuerdas horizontalmente enrrolladas.

    Osea que, ¡cambio de chip total!

    Gracias. Muy útil. 🙂

Write a comment:

*

Your email address will not be published.