Cómo enseñar a un bebé a acariciar a un perro/gato

Berta y Jabuguita

Cuando se tienen perros, gatos y un bebé, como es nuestro caso, todo se te hace un caos. La verdad sea dicha, por mucho que quieras y que lo intentes, no puedes llevarlo “tó palante”. No te queda tiempo para nada, es más, te da la sensación de que al día le faltan horas, aunque las que tiene se te hacen eternas porque te parece que nunca vas a acabar con todo lo que tienes que hacer. Para colmo, si de la pareja trabajan los dos y no eres rica como para pedir excedencias o contratar a alguien que te arregle la casa, ya sabes: “¡no olvides supervitaminarte y mineralizarte!”, como decía Súper Ratón.

Así que, bueno, vas observando casi sin darte cuenta cómo el bebé va creciendo, y te das cuenta de que ya se mueve, gatea y lo coge todo, o al menos lo intenta. Si no andas con mil ojos, estaréis de acuerdo conmigo los que tengáis niños, en 0,2 milésimas de segundo se ha podido pillar los dedos con una puerta, darse de boca contra la mesa o suicidarse desde la trona, cuando no otras cosas peores.

Dentro de los elementos que conforman este tan tranquilo ambiente casero están los animales. Y claro, ellos tienen sus sitios y momentos de descanso. Y hay que tener mucho cuidado de que esa cosa que gatea a mil por hora no invada estos espacios y estos momentos de tranquilidad del animal. Porque una de las cosas que hará es agarrarle un puñado con la mano cerrada y tirar con todas sus fuerzas (no sabemos por qué, esto de arrancar pelo a puñados parece ser un instinto básico de los bebés)

Los bebés son muy pequeños, claro, pero no creáis que por eso no pueden entender lo que les expliques, lo que pasa es que no se pueden expresar con palabras, pero engañan más de lo que parece.  Además, llega un momento en que tienden a imitar lo que hacen sus padres. No hay que castigar, no hace falta, simplemente enseñarles cómo se debe hacer. El refuerzo positivo es la mejor arma, y en esta casa se escucha el ¡muy bieeeeeeen! por doquier. De vez en cuando los perros te miran con cara de: “¿dónde está el premio?”

Un ejemplo de las cosas que puedes enseñar a tu bebé es cómo acariciar al perro o al gato. Cambiar esa interacción en forma de agarrar pelo por otra en forma de tocar despacito. Y así, en vez de tener un perro calvo y un niño macarra, tendrás un perro feliz y relajado y un niño contento con sus bichos.

Por supuesto, el refuerzo positivo vendrá para el bebé por tocar suave al perro, y para el perro por aguantar sus manitas golpeándole, que lo de “suave” para un bebé que todavía no coordina bien sus movimientos es un decir, claro.

Aquí os dejo un vídeo de Berta acariciando a Chenler, por si dudáis de que esto sea posible. Desde que se lo enseñamos, va todo el rato tocando a los perros o a los gatos y mirándote, igual que cuando el perro se te sienta delante y te mira, esperando su premio.

Que sepáis que yo también me he beneficiado del cambio, que ya me veía comprándome una peluca.

Posteriormente, cuando el bebé lo haya aprendido del todo, se le podrá ir enseñando la mejor zona donde tocarle, el mejor momento y muchas cosas más.

Porque los bebés son esponjas y hay que aprovechar los momentos, que el tiempo pasa muy rápido y la prevención es la mejor herramienta para una convivencia feliz y sin problemas.

Por Rosana Alvarez Bueno.

Si quieres recibir noticias como esta y otras cosas interesantes directamente en tu email…

¡Suscríbete a nuestra newsletter!