Bebés y perros de “alta demanda”

Llevo un par de semanas que como se suele decir “pa mí se quedan”. Les voy a contar que creo haber descubierto que Lady Berta es lo que suelen llamar un bebé de alta demanda. Y así a bote pronto ustedes dirán ¿y esto a qué viene?, pues les explico.

Desde que llegó a este mundo, mi hija tenía los ojos muyyyy abiertos, literalmente desde que nació, vamos que cuando me la pusieron encima tenía los ojos como platos. Y todo el mundo nos decía lo típico “uy que niña tan despierta, qué ojazos” y oigan, a una se le infla el ego. Hasta que van pasando las semanas, los meses y piensas “coñe, ya podía haber nacido un poquito más marmota”.

Resulta que Berta reúne una serie de características que la hacen formar parte de ese grupo de niños que se llaman de alta demanda. No me gusta cuando se cataloga a los bebés de buenos o malos, no creo que existan los bebés malos, ni buenos tampoco. Son niños, y han llegado al mundo sin quererlo, y todo el mundo se empeña en preguntarme si la niña es buena, yo como tengo tendencia a evitar los problemas siempre digo “uyyy buenísima”, pero cualquiera que la tuviera 24h la catalogaría como una pequeña Lucifer si entramos en etiquetas básicas.

Este tipo de bebés cumplen ciertas características: son bastante activos, lloran con frecuencia por frustración, maman mucho y a menudo, no duermen períodos muy largos (siestas de unos 30 min) durante el día, no les gusta ir en el carrito (tipo capazo) y tampoco que les portees en mochilas o fulares (van pegados al cuerpo y no ven), no les gusta que les cojan en brazos arrullándolos si no hacia fuera, son muy sensibles y demandan mucho contacto físico de sus padres y por tanto no suelen gustarle los extraños (sí, las abuelas también se consideran extrañas), se ríen desde muy pequeños a carcajadas y también lloran con mucha fuerza, todo lo hacen de forma muy intensa, en definitiva, han venido al mundo para vivirlo a tope, no pierden ripio. Pero son niños completamente normales, sanos y felices. Eso sí, los padres y madres vivimos con un pie en el otro barrio, del agotamiento extremo, el dolor de bíceps cuando pesan 7kg y les llevas todo el día en brazos y de las ojeras nivel mapache que gastamos a diario. Les acabo de presentar a Lady Berta, así es ella.

Y si relaciono esto con el mundo perruno que me rodea, me surge una duda, ¿existen los perros de alta demanda? Pues creo que la respuesta es sí. He tenido y tengo diferentes razas de perros, además de conocer a otras razas con las que he trabajado, y no todos necesitan lo mismo, ni de cachorros ni de adultos. Porque se me olvidaba comentar que los bebés de alta demanda, continúan siendo niños de alta demanda y adultos de alta demanda, vamos ¡toda la vida!, aunque cierto es que mejoran las características con el tiempo (no conozco hombres de 30 que aún mamen o su madre les lleve en brazos).

¿Creen ustedes que necesita lo mismo un cachorro de Border Collie o de Pastor Alemán que un cachorro de Mastín Español? ¿Y de adulto?

La respuesta a ambas preguntas es no, no necesitan lo mismo. El nivel de trabajo y dedicación que exigen un Border Collie o un Pastor Alemán no lo exige un Mastín Español. Y el motivo está en su origen, en para qué fueron creados, en definitiva, en los genes. Claro, y como hoy en día ninguno de estos perros se utiliza para su trabajo y función principal, sino como perro de compañía, pues resulta que sus comportamientos de alta demanda acaban derivando en trastornos de conducta. Cuántas veces habré visto a un dueño riéndose de una conducta muy normal (por desgracia) en los pastores alemanes como es dar vueltas sobre si mismo mordiéndose el rabo, o cuántas veces nos habrán preguntado cómo hacer que deje de ladrar en la valla de su chalet (para eso es más sencillo que se mude a un piso). Pues debe usted darle trabajo, ocúpese de él, invierta tiempo en él, si tiene que perder horas de sueño ¡haberlo pensado antes de adquirirlo! O haberse comprado un perro de escayola que demanda bastante poco.

Muchas de estas conductas problemáticas y poco deseadas vienen provocadas por esa alta demanda, por esas necesidades, de determinadas razas que no están hechas para todo el mundo, pero que la gente se empeña en adquirir sin tener en cuenta las consecuencias que acarreará. Piénselo antes, consulten a un profesional qué raza es la más adecuada para las necesidades que usted puede cubrirle, así, los dos serán felices y no habrá exceso de demanda. Ojo, no vayan a creer que toooodos los individuos de la raza Pastor Alemán son iguales ¿eh? Conozco pastores alemanes que son auténticos muebles. Que ya les veo viniendo a reclamar, que nos conocemos. Cuando hablo de razas, hablo de características comunes a la raza, pero por supuesto y tal y como les hemos explicado en numerosas ocasiones, es tan o más importante el individuo y el ambiente en el que se críe. En el caso de los hijos estas cosas no pueden elegirse.

El problema de estos niños, y estos perros, es que necesitan más de las personas con las que han formado un vínculo. En el caso de los niños, los padres, y en el caso de los perros, los dueños. Y, bueno, ya sabemos que no todo el mundo está dispuesto a satisfacer estas demandas, por eso están tan llenos los refugios.

Y otra semana más, me despido, y no porque quiera, sino porque mi pequeño monstruito de alta demanda se ha vuelto a despertar de su larga siesta de 45 minutos.

Hasta la próxima.

Por María Garrido.

  1. 03/08/2014

    Muy interesante Rosana, creo que mi hija de un mes va x el mismo camino que Berta. Miedo me da! Pero lo mejor del post es la claridadcen expresar lo que pensamos muchos compañeros, si no puedes satisfacer las necesidades de un animal no lo tengas. Eso si, infórmate antes, no lo abandones después.
    Un saludo y espero que te recuperes pronto.

  2. Yo creo que tengo uno de cada, hija y perro de alta demanda.Butch ya apuntaba maneras cuando lloraba si nos pillaba saliendo de puntillas mientras le creíamos dormido, ya se le veía cuando nos miraba con sus ojillos azules y nos chuperreteaba enteros, vamos como ahora. Lo que siempre supimos era que le gustaba correr, que lo necesitaba, y salir, y tomar el sol.
    En definitiva, como bien dicés, uno tiene que saber lo que es tener un perro, que tipo de perro y si se adapta que la vida no es una teleserie donde el perro se pasea solo.
    Buena entrada!

    • Muchas gracias por tu comentario. efectivamente, si uno sabe lo que tiene y a lo que se atiene, todo irá mucho mejor.
      Besos!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.